Leste Vermelho

Volume 3 – N.1 2017
Revista Leste Vermelho - LA RELACIÓN DE LA REPÚBLICA POPULAR CHINA Y AMERICA DO SUL: UNA MIRADA DESDE LA EPI CRITICA | Milton Reyes

LA RELACIÓN DE LA REPÚBLICA POPULAR CHINA Y AMERICA DO SUL: UNA MIRADA DESDE LA EPI CRITICA


Volume 3 | Número 1 | Artigo Inédito | Milton Reyes[1] | Instituto de Altos Estudios Nacionales de Ecuador
Baixar este texto em PDF | Voltar ao Sumário

 

Resumen

Esta ponencia, desde el campo de la Economía Política Internacional de carácter crítico, reflexionará sobre las relaciones entre la República Popular China (RPC) y Sudamérica. Así, en primer lugar se revisará el desarrollo de la relaciones entre 1949-2002. Como segundo punto se caracterizará la relación en el periodo 2002-2015, tomando en cuenta el contexto histórico, económico y político de China y de la región sudamericana, y del orden mundial; y se reflexionará sobre tres dinámicas: a) De las Relaciones y Agendas Comerciales hacia el establecimiento del Diálogo Político; b) Hacia la Profundización de las Relaciones Políticas, y Económicas (con énfasis en la inversión y financiamiento); c) ¿De las Relaciones Multidireccionales a las Estratégicas y Omnidireccionales?. Finalmente, se abordará proyectivamente el escenario de las relaciones, dentro del contexto de la emergencia de proyectos políticos que plantean otro tipo de acercamiento (como en el caso Argentino y Brasilero), desde finales de 2015.

Palabras claves:

EPI; Ideas; Intermediación del Estado; Orden Mundial; Relaciones China-Sudamérica.

 

Abstract

This paper proposes an analysis from the Critic International Political Economy (IPE) perspective about the relationships between China and South America, thus the first point will review the development of the relationships from 1949 until 2002.

As a second point, this paper will characterize the relationship between 2002-2015, which includes China and South American historic, economic and political context, as well as the World Order context. Here, this job proposes to reflect about 3 dynamics: a) From Trade agenda and commercial relationships to the establishment of political dialogue; b) toward the deepening of the economic and political relations (with emphasis at investment and financing); c) From Multidirectional relationships to the strategic and omnidirectional ones?

Finally, this paper will try to present some projections about the the relationship, remembering the emergency of political projects in Brazil and Argentina, since December 2015.

Keywords

IPE; Ideas; State intermediation; World Order; China-South America relationships.

 

1. Relaciones China-Sudamérica 1949-2002[2]

Durante los años 50´s, 60´s, la relación RPC-AL, se dio sin una intermediación oficial mediada por los estados. Esto se debía al no reconocimiento diplomático a la nueva China, por parte de los países sudamericanos, dentro del contexto de la guerra fría[3] o paz fría (HOBSBAWN: 2003), y el alineamiento de los países de nuestra región a los intereses del hegemon continental. En ese contexto, el intercambio y proyección es de bajo impacto y limitado; por ejemplo “entre 1950 y 1959, visitaron a la RPC unas 1.200 personalidades provenientes de 19 naciones de América Latina, y China envió a la región 16 grupos de artistas, delegaciones sindicales y comerciales” (XU, 2006, p. 103); mientras que en los 60´s, en términos generales se da un doble movimiento: a) por un lado “en marzo de 1960, se establece la Asociación de Amistad entre China y América Latina (Aacal) (JIANG, 2006, p.64); y b) bajo el contexto del despliegue de la acción estratégica propuesta por la teoría de los tres mundos de Mao, también se produjeron acercamientos entre la nueva China y representantes y militantes de: partidos comunistas de la región.[4]

En un escenario de construcción de capacidades materiales propias y de aislamiento, además por la existencia de un tipo de relaciones sin intermediación formal estatal, las relaciones comerciales, planteaban un bajo nivel de intercambio comercial que evolucionó a partir de 1950 desde 1,9 millones de dólares, a 31,3 en 1955, alcanzando 343,1 en 1965, para temporalmente decrecer a 145,8 millones de dólares en 1970 (REGALADO 2009, p. 7[5]).

Por otro lado, En un segundo momento general (70´s), y a partir de la distención con Washington (avanzada en reunión Nixon-Mao 1972), podemos situar el establecimiento de relaciones diplomáticas entre el estado chino y los estados sudamericanos, a excepción de Paraguay; proceso dispar y que significó el paulatino desconocimiento de Taiwán, como representante legítimo dentro de la ONU. Así, Chile es el primero e n establecer sus relaciones con China el 15 de Diciembre de 1970, mientras que el último es Uruguay el 3 de febrero de 1988 (Rodríguez, 2008, pp. 210-1).

Aquí, todavía encontramos un bajo nivel de relaciones comerciales: en 1975, el comercio bilateral alcanzaba apenas de 457,7 millones de dólares (REGALADO, Ob. Cit., p. 7); mientras que a finales de la década, y dentro del escenario de Apertura y Reforma (改革开放), y en un contexto económico altamente complejo en nuestra región, como el de la década de los 80´s (la denominada década perdida), el intercambio comercial evoluciono de 1.331 millones de dólares en 1980, a 2.572 en 1985, para producirse una pequeña deceleración temporal que culmino con $2.294 millones de dólares en 1990 (REGALADO, Ob. Cit., p7).

Por otra parte, aquí ya podemos señalar de manera general un tercer momento, donde como elemento introductorio podemos señalar que la RPC se da la implementación a inicios de los 90s de “good neighbor diplomacy”(mulin waijiao), (and) the subsequent expansion of the Chinese economy at an annual average of 10 percent (MALENA, 2014). Mientras que desde los mediados de los 90´s the PRC added “energy diplomacy” (nengyuan waijiao) to her foreign policy effort, which encompassed the search for natural resources in South East Asia, Central Asia, the Middle East, Africa and Latin America (Ibìd); política vinculada al interés estratégico de China, la cual pasó de ser un exportador significativo de Petróleo (hasta 1993) a un importador neto en el mismo año (NAUGHTON 2007:334).

Todo lo cual, al mismo tiempo tenía un marco referencial de cuño diferente al anterior en la interacción frente el orden mundial, en tanto empataba en su inicio con “la doctrina Deng”: “Taking a low profile”, another traditional principle in contemporary Chinese foreign policy (SHI, 2014); y que se consolidaba con el establecimiento, en 1997, de un “nuevo concepto de seguridad” que enfatizaba la orientación hacia los mecanismos de cooperación como mejor medio para garantizar la paz y la seguridad internacionales (ITURRE, Ob. Cit., p.3).

Dentro del escenario planteado, se inaugura un periodo marcado por un despliegue diplomático de visitas de alto nivel a la región latinoamericana, y especialmente sudamericana y se concretan las siguientes relaciones con los foros regionales:

China en las instituciones latinoamericanas y foros bilaterales con la región: 1990-2000

Año Foros bilaterales con la región
1990 Observador del Grupo de Río
1991 Observador en el Banco de Desarrollo Interamericano.(BID)
1993 Observador en la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI)
1997 Fundación del diálogo China–Mercado Común del Sur (MERCOSUR)
1998 Entrada del Banco Popular de China como miembro oficial del Banco de Desarrollo del Caribe.
2000 Fundación del Mecanismo de Consulta Política y Cooperación China Comunidad Andina de Naciones (CAN)

Fuente: Rodríguez, 2008. Elaboración propia.

En el nivel de intercambio comercial se inicia un despegue; así, de los $ 2.294 millones en 1990, se inicia una recuperación en relación a 1985, que además produce un salto a 4.270 millones de dólares en el 94 (RODRÍGUEZ, Ob. Cit., p. 218), y alcanza sucesivamente a: 6.114 en 1995; 8.312 en 1998; se incrementa a 8.260 en 1999; a 12.600 millones en el 2000; y alcanza a 14.938 millones de dólares en el año 2001 (REGALADO. Ob. Cit., p.7). Además, se inicia un incremento fuerte en los términos de intercambio cultural y académico a fines de la década de los 90´s; donde es posible establecer que (desde entonces) la academia china lleva una ventaja en conocer la realidad sudamericana; aunque, así mismo es necesario reconocer que China en el ámbito de los negocios, en ocasiones no comprende la especificidad de la subregión frente a América Latina, ni las particularidades de sus países.

De todas formas ese intercambio, dentro del campo de las ideas (y por supuesto, también en el campo específico relacionado a la inteligencia entendida como información), tiene incidencia en el diálogo político[6], y en la base para la mutua comprensión que China desea, por lo menos discursivamente, promover en su relación con la región; y que, teniendo como referencia una construcción dentro del campo de ideas de larguísimo plazo (tradición cultural, filosófica y pensamiento estratégico dialéctico[7]) se articularía, de aquí en adelante, con un mayor despliegue de los intereses relacionados al campo del fortalecimiento de sus propias capacidades materiales, y de un creciente poder en el orden mundial. Dentro además, de un escenario donde la RPC plantea estratégicamente, el fortalecimiento de la soberanía como elemento central de la institucionalidad internacional (en el ámbito de sus relaciones: nivel mundial, regional y bilateral).

Elementos que pueden ser encontrados como se ha observado, desde un discurso que intenta académicamente ser explicado (¿o traducido?) como Soft Power con características chinas, o como Ascenso Pacífico (SHI, 2007); elementos todos interrelacionados y que conforman el campo para analizar y comprender la Proyección Política China (PPC) en Sudamérica en el siguiente momento, tema de este análisis.

2. La proyección China en Sudamérica, 2002-2015

Éste periodo ha significado una aceleración constante en términos de las relaciones lo cual coincide, en su inicio, con: a) El ascenso pleno de China[8] en el orden económico mundial y un mayor acercamiento a Sudamérica en términos económicos, y de intercambio político, académico y cultural; b) La emergencia de proyectos políticos en varios países sudamericanos que proponen un rol de intermediación más activo y fuerte de sus respectivos estados, y el declive relativo de la influencia norteamericana en la región.

En este punto, y tomando en cuenta el contexto histórico, económico y político de China, el orden mundial, y regional; se reflexionará sobre tres dinámicas:

2.1. De las Relaciones y Agendas Comerciales hacia el Diálogo Político

Nos encontramos en este submomento con un tipo de relaciones con énfasis en el Comercio (continuidad y crecimiento siguiendo una evolución similar al espectacular crecimiento del periodo anterior); por ejemplo, en la relación comercial China-AL, de los 14.938 millones de dólares en el año 2001, se da una evolución que llega a 17. 826, en 2002; 26. 806 en 2003; 40.027 en 2004; 50.457 en 2005; 70.218 en 2006; hasta alcanzar, hasta 2007 los 102.611 millones de dólares (REGALADO, Ob. Cit., p7); y alcanzar el máximo histórico alcanzado en el 2013[9], de US$274.000 millones[10] (CEPAL, 25 de mayo 2015).

Aquí, cabe reconocer que el tema comercial, dentro la retórica china en buena parte de este periodo, se ha mantenido como elemento central de la relación, ya que ha estado acompañado de un crecimiento espectacular en los intercambios; sin embargo de lo cual, también se ha experimentado que la “dinâmica socioeconômica da América Latina na década de 2000 aproximou economicamente (comércio, investimento e crédito) os chineses com a região, ao passo que reduziu a aproximação com os Estados Unidos, notadamente com os países da América do Sul” (PINTO, 2105, p.15); al mismo tiempo que se observa la presencia china en las instituciones con fuerte presencia Sudamericana y en foros bilaterales con esta región, en éste periodo.

China en las instituciones con presencia Sudamericana y en foros bilaterales con la región: 2002-2015

Año Foros bilaterales con la región
2004 Observador de la Organización de Estados Americanos.
2004 Observador del Parlamento Latinoamericano.
2005 Foro de Cooperación Económica y Comercial Sino-Caribeño
NO ALBA
No se detalla fecha de incorporación Observador Anual en Comisión Económica para América Latina, CEPAL (XU, Ob. Cit., p.109)
NO UNASUR (no observadores fuera de la región Latinoamérica)
2013 Estado observador de la Alianza del Pacífico
NO CELAC, no observadores extraregionales
Enero de 2015 Establecimiento del foro China-CELAC

Fuente: Rodríguez, 2008, y Varios. Elaboración propia.

En ese contexto además, cabe señalar, que la relación RPC en el campo internacional, y específicamente en relación a Sudamérica, está atravesada por una lógica, donde la centralidad de la primera es la relación actor estado - actor estado; donde lo referente a temas de inversión y crédito, la relación sería posible de ser desarrollada en tanto exista una contraparte institucional estatal; característica que permite comprender, desde un acercamiento provisional, que la proyección política china sería el resultado de la interacción y mutua influencia entre los intereses en al fortalecimiento de sus propias capacidades materiales, y su ascenso global; el ámbito de las ideas que informan a su propia proyección, y las que se despliegan en su relación concreta principalmente con los estados de la región; los procesos y estrategias relacionadas al campo de la institucionalidad internacional; y el contexto: escenario orden mundial.

2.2. Hacia la Profundización de las Relaciones Políticas, y Económicas

Para abordar este tema, se aborda en primer lugar el tema de Inversión Directa; y es que de los 2.849 millones de dólares que China invirtió en el mundo en 2003, Latinoamérica recibió 1.040 millones; mientras que de los 1.800 millones de dólares invertidos en el mundo en 2004 por parte de China, América Latina recibió 889 millones. (CORREA; GONZÁLEZ, 2006, 125), hasta llegar por ejemplo a 13.712 millones en 2010; 9.309 en 2011; y 9.206 millones de dólares en 2012 (VALENZUELA: 2014[11]).

En este periodo también se da una Profundización en Financiamiento[12] (Crédito), y se avanza en la internacionalización del yuan o Renminbi, lo que en Latinoamérica ya comienza a ser visible en los acuerdos bilaterales de intercambio de divisas”[13] (GRANADOS; ELLIS, 2015: 44).

Dinámicas acompañadas por documentos oficiales (Libro Blanco 2008, y documentos foro China-CELAC, 2015), y declaraciones oficiales y académicas chinas sobre interés de elevar las relaciones hacia un carácter estratégico, materializar una cooperación omnidireccional y transitar de una complementariedad estática (actual) a una dinámica[14].

Debido a la importancia de los dos últimos temas dentro de la relación y PPC, a continuación se analiza, en primer lugar el tema financiero.

Escenario General: los intereses chinos, en el ámbito financiero

Como primer antecedente podemos citar a nivel general, que en lo eferente a la banca, 1984 fue el año en que el PBC fue efectivamente separado del único banco original, monobank, (Ibíd.) como primer paso de restructuración del SF; fue durante una ronda de reformas bancarias orientadas a dotar de bases comerciales a los denominados 4 Grandes[15] (y que coincidía con su segunda fase de reforma económica).

Para 2010, los bancos de políticas del Estado representaban el 8% de los activos bancarios (MARTINEZ, 2014, p. 5). En lo referente a Sudamérica, cabe señalar que son El Banco de Desarrollo de China (CDB), y El Exim Bank (Export-Import Bank) los encargados de procesar y ejecutar los créditos acordados entre el Estado Chino y las instancias institucionales de los Estados sudamericanos (en un primer momento estado-estado, y recientemente Estado-Gobiernos Locales).

Como segundo antecedente, también es necesario recordar las necesidades por recursos naturales por parte del gigante Asiático; así por ejemplo “China transformou-se nos últimos anos em grande importadora de petróleo, importando cerca de 50% de sua demanda” (MEDEIROS, 2010).

Por la escases y con la preocupación adicional de precios muy altos de petróleo en el 2004-2005, posiblemente China tuvo que replantear una política más agresiva de diversificación de oferentes; algo que siguiendo a Naugthon (2007) “ llevaría a China a continuar un enfoque multidimensional y diversificación para reducir el riesgo, así como explotar la mayor cantidad de oportunidades posibles”; algo que especialmente después del 2005, se ha venido generando con su relación creciente con África y con Sudamérica.

Es en ese contexto general, donde los requerimientos por éste y otros recursos estratégicos; y la expansión económica china a nivel global y su propuesta de la estrategia planificadora del «Go Out»[16] (LICHTENSTEIN, 2006, p.6), especialmente en términos de inversión; empataban con el hecho de que la dinámica “socioeconômica da América Latina na década de 2000 aproximou economicamente (comércio, investimento e crédito) os chineses com a região, ao passo que reduziu a aproximação com os Estados Unidos, notadamente com os países da América do Sul” (PINTO, 2105, p.15). Aquí, solo como ejemplo, se puede citar, que para la política pública china, en el año 2006, el Exim Bank también debía cooperar con préstamos para capital de trabajo y también brindar créditos a la exportación para las empresas que tengan proyectos, que como efecto hagan aumentar la exportación de maquinaria[17] (LICHTENSTEIN, 2006, p.16), lo cual habría resultado (de manera general) en una articulación entre los requerimientos chinos de impulsar a nivel global a su propia producción, y el rol de los bancos de política pública dentro de la estrategia de viabilizar una relación crediticia que garantice el suministro de recursos estratégicos.

Por otro lado, también es necesario señalar que del despliegue financiero chino en la región, es el último en desarrollarse, antecedidos por la constante relación comercial (significativas desde los 90`s y con una potente aceleración desde los 2000´s), y por las de las inversiones; que habiendo tenido ya algunas experiencias mínimas en los 90´s, y algo significativa a partir del segundo lustro de la década pasada, es sólo “recién en 2009 (cuando se hicieron) las principales inversiones en infraestructura en América Latina - obras hidroeléctricas en Ecuador- y un año después, tanto en Brasil para la distribución de electricidad como en Venezuela para la construcción de una central termoeléctrica a gas” (MIRANDA, 2015, p.115).

Si a lo anterior sumamos el contexto internacional de la crisis financiera del 2008, el cual presentaba un escenario donde se habría generado:

“a) el cierre de los canales de crédito internacional (credit crunch), b) la precipitación de la caída de las monedas nacionales en relación a la divisa estadounidense y disminuyó los saldos superavitarios de las cuentas corriente de las economías de la periferia observados a partir de 2002; y c) la resistencia del Congreso estadounidense ha mantenido congelada la implementación de los acuerdos alcanzados por el grupo de los 20 (G-20) para reformar el sistema de representación del Fondo Monetario Internacional (FMI)” (NOYOLA, 2014)

Se podría deducir que China se podría orientar cada vez más a utilizar su moneda para de un lado, reducir los efectos negativos del derecho de señoreaje del dólar sobre los flujos globales de capital y de otro lado, construir de manera progresiva, un sistema monetario multipolar (Ibíd); iniciativa demasiado complejo para ser confirmado en este trabajo; frente a lo cual, más bien se propone la pertinencia de comprender este mecanismo (como en el caso del swap cambiario), articulado a una estrategia financiera y económica (como continuo de su proyección política) más amplia, orientada a asegurar a largo plazo el suministro de recursos estratégicos, a través de minimizar la posibilidad de restricción externa que pudieran sufrir países considerados como socios estratégicos por el despliegue chino en la región, y en donde además existían, hasta 2015, varios niveles de intereses mutuos a nivel económico y político frene al orden mundial (principalmente Venezuela, Brasil, Argentina, Ecuador).

Es así, que, con el objetivo de explorar las explicaciones señaladas y presentar nuevas respuestas, a continuación se analiza el despliegue del sector financiero chino en la región.

Despliegue del Sector Financiero Chino en la región

Para abordar este tema se revisará de manera general los créditos otorgados por China a la región hasta 2014; posteriormente se realizará un acercamiento a 3 estrategias orientadas a la internacionalización del yuan y que también tendrían potencialidad como complementos al sector financiero (en el caso del establecimiento de chile como Posible Plataforma Financiera); y finalmente, en este tema, se revisará de manera general las propuestas realizadas por China, en el foro China-CELAC en enero de 2015.

Como antecedente se debe señalar que una interpretación sobre la relación crediticia y financiera, es que ésta (de forma general) se basa en un interés puramente económico, así por ejemplo, una imagen que aún se mantiene[18] es que lo que China busca en Ecuador (así como en la región), son “negocios: Recursos naturales, en particular petróleo y minerales, así como mercado para sus productos, incluyendo, por cierto, la construcción de grandes obras de infraestructura. Los créditos les sirven como palanca para acceder a estos negocios” (Alberto Acosta, en: Arroyo, 2011, p.24).

Sin embargo al revisar los primeros datos nos encontramos con elementos que complejizan dicho análisis. Así en primer lugar, se debe señalar tres hechos

• Sudamérica es la región que más recibe créditos en el continente[19] (una diferencia de porcentajes enormes frente a otros países de América Latina y el Caribe).

• Los 4 países con mayor crédito durante el periodo 2009 a 2014 (Brasil, Venezuela, Argentina, Ecuador), cooptaron alrededor del 90% del crédito chino, compartían un elemento común: una mayor intermediación del estado (esfera de lo político) en relación a la esfera económica y frente al orden mundial.

• 3 de los 4 países anteriores (Venezuela, Argentina, Ecuador), mantuvieron restricción externa por parte de organismos de crédito y calificaciones de riesgo alto; lo cual puede tener por lo menos una doble lectura que no necesariamente son mutuamente excluyentes: a) que China pudiera aprovechar la oportunidad de “fragilidad” (según la imagen economicista), para negociar en mejores condiciones y asegurar el acceso a mediano y largo plazo de recursos estratégicos; b) que China, actúa más allá de cálculos que reproducen el análisis hegemónico del sistema financiero internacional, y que más bien, como parte de su proyección política en la región: está dispuesta a aliviar problemas de restricción externa de dichos países, proyectando a su vez, el mantenimiento de la relación estratégica dentro del orden mundial en términos económicos y políticos; lo cual significaría una garantía en la provisión de recursos estratégicos con una orientación de largo plazo, el aseguramiento de un mercado para sus propias exportaciones, y articulaciones de corte político en las instancias institucionales internacionales.

Aquí es necesario anotar complementariamente los créditos fueron otorgados a través de tres instituciones: Banco de Desarrollo de China (que otorgó 81% de los préstamos), Eximbank de China (10%) y Banco Industrial y Comercial de China (6%) (CASTELLANOS, s/f, p.24).

Así mismo, se puede observar que existieron $ 85.804 millones de créditos chinos a Latinoamérica entre los años 2005 y 2012, un 13% más en comparación al rubro de alrededor de $ 75.655 millones de créditos para el período 2005- 2011 (Ibíd.); y que en 2012 hubo dos grandes préstamos más (cerca del 99% del total anual): uno a Venezuela por $ 8.000 millones y otro a Argentina por $ 2.100 millones, (Ibíd.).

En resumen, en el periodo 2005- 2012, los grandes deudores de China en América Latina y el Caribe serían:

Venezuela (54,2% del total), Argentina (14,1%), Brasil (13,7%) y Ecuador (8,5%). En conjunto, esos países recibieron 90% de los préstamos chinos a la región entre 2005 y 2012. El resto fue para otros países, incluyendo dos caribeños: Jamaica y Bahamas. No recibieron financiamiento chino Chile, Colombia, Paraguay, Uruguay ni países de Centroamérica (solo Costa Rica recibió un crédito de China) (ibíd., p. 23-24).

Por otra parte, en 2013, ALC recibió 12 900 millones de dólares[20] en préstamos por parte de China, mientras que a lo largo de 2014, los bancos chinos otorgaron créditos por un total de 22 100 millones de dólares[21]; donde nuevamente encontramos la reproducción de un patrón donde los países sudamericanos, concentraron alrededor del 90 % de los créditos otorgados: Brasil en este año se consolidó como el principal receptor con 8 600 millones de dólares, seguido por Argentina con 7 000 millones, Venezuela, con 5 700 millones, y finalmente Ecuador, con 820 millones de dólares (NOYOLA, 2015).

En valores absolutos para 2013 se estima que “El financiamiento del CDB y el Eximbank, alcanzó los US$ 102 200 millones[22]. Según el estudio de la Universidad de Boston, China y sus bancos son el principal ente financiador de países como Venezuela, Ecuador. De esta manera se coloca por encima de entes de financiamiento tradicionales como el Banco Mundial (BM), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID)” (ALVAREZ, 2014, p.7, p.8).

Mientras que hasta 2014, el total de préstamos que China había concedido a los países latinoamericanos era de un monto de 119 000 millones de dólares, el cual supera el monto concedido por el Ex-Im Bank de Estados Unidos, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial juntos, situación que, según Noyola (2015) contribuiría a debilitar la hegemonía financiera de Washington en la región (Ibíd[23]).

Así mismo, es pertinente señalar que, en el año 2014, casi todos los préstamos emitidos correspondieron a las entidades CDB y del Exim Bank, aunque también participaron ICBC y Bank of China; y que a pesar de que no se tomaron en cuenta los créditos menores a 50 millones de dólares, la cifra reportada constituye un incremento de más de 70 % en comparación con el 2013. (Ibíd.).

En este punto, es necesario realizar un análisis de otros indicadores, iniciando por los créditos otorgados por país, enfocándonos a los sudamericanos, en relación al destino final de dichos recursos.

Créditos por país en relación al propósito

En este nivel podemos señalar algunos elementos:

• Los países con un modelo económico más aperturista, no recibieron créditos gubernamentales, pero si a compañías (Perú y Chile por ejemplo). En el Caso Peruano, además el crédito de 2008 es a una compañía con intereses chinos.

• El caso Brasilero tiene recibió créditos orientados a compañías con intereses privados, y estatales; especialmente vinculadas al sector commodities (minería y petróleo) y un crédito también al sector telecomunicaciones

• En el Caso de Ecuador, Venezuela, y Bolivia los créditos están orientados a firmas estatales o directamente al estado central.

Los propósitos de los créditos a 2011, mayormente fueron orientados a los sectores de infraestructura y construcción, equipos, financiamiento, y recursos minerales; mientras que como propósito de asegurar directamente la adquisición de petróleo, solo se registra directamente dos casos, (20% de 1000 millones; y 30% de 2000 millones de USD en el caso ecuatoriano); lo cual contradice la visión de la media ecuatoriana y regional que el gobierno ha hipotecado su petróleo a la banca china.

Finalmente cabe recordar que nivel de préstamos para ALC, entre entre 2005 y 2013, creció a US$ 102 200 millones. De los cuales hasta ese año, unos US$ 50 600 millones, aproximadamente la mitad del total, han sido proporcionados a Venezuela. Argentina es el segundo socio chino, con US$ 14 100 millones. Brasil ocupa el tercer sitio con US$ 13 400 millones y Ecuador el cuarto lugar, con US$ 9 900 millones[24] (ALVAREZ, 2014, p. 9); mientras que para 2014, se produce un reordenamiento en termino de principales receptores (sin poderse establecer si es coyuntural o de carácter estratégico), así como ya se ha señalado: Brasil en ese año se consolidó como el principal receptor con 8 600 millones de dólares, seguido por Argentina con 7 000 millones, Venezuela, con 5 700 millones, y finalmente Ecuador, con 820 millones de dólares (NOYOLA, 2015).

Financiamiento vía Loans-for-Oil

El rubro se concentra en Sudamérica dentro de la región ALC, dentro de lo cual nuevamente observamos a 2011, que se concentra en 3 de los 4 países que más reciben créditos de China (Venezuela, Brasil y Ecuador); lo cual, nuevamente parecería señalar que más allá de los intereses de acceso a este recurso energético, existe una estrategia de proyección política china que empata con el despliegue de los intereses de los países sudamericanos que hasta entonces proponían una intermediación más fuerte del estado a nivel económico, diversificación de acceso a fondos y en el caso de Ecuador y Venezuela, la posibilidad de una mayor autonomía. Así, para finales de 2011, los “Loans-for-oil with Latin America have reached $46 billion in only three years, well over half of China’s total commitments to the region. Venezuela has negotiated four such loans, totaling $32 billion, since 2008. Brazil signed one for $10 billion in commitments in 2009. Ecuador signed a $1 billion loan-for-oil in 2009 and a second in 2010. In July of 2011, it added a third for $2 billion.”(GALLAGHER; IRWIN; KOLESKI, 2012, p.14).

Además aquí es interesante revisar que el paquete de créditos Loans-for-oil, no son un invento de la RPCH, está fue aplicada por Japón a China durante los años 70´s (cuando China era un exportador neto de petróleo), These deals meant Japanese technology for China and energy security and industrial diversification for Japan (Bräutigam 2009, 13, 47). Both countries considered these loans-for-oil successful (Ibid. p.15). Así ahora en un contexto de desarrollo tecnológico de China (factor que China ha propuesto compartir con los países de los países en desarrollo[25]) y la necesidad de importación de petróleo, China has copied Japan’s deals. In fact, Japan and China both signed loans-for-oil with Venezuela in 2011 (Parraga 2011) (Ibid.)

Además de lo anotado, vemos que este tipo de paquete se orienta mayormente en infraestructura – más del 50%- (incluido el caso ecuatoriano, donde un componente se señala para uso discrecional, también fue utilizado por la inversión pública en este sector[26]), seguida por tecnología asociado al sector petróleo y satelital y sector construcción de viviendas; temas que junto a la construcción de proyectos hidroeléctricos en el Ecuador por ejemplo, articulan el despliegue crediticio al interés chino dentro de la estrategia del going out de las empresas chinas, y por ejemplo en el caso específico en el área de construcción de proyectos de gran envergadura, existe enormes capacidades de las empresas estatales chinas, así como posibilidades de generación de fuentes de trabajo en un contexto de su enorme fuerza de trabajo disponible.

En este punto, se debe también señalar que a pesar de que debido a la reticencia de los gobiernos nacionales por la venta de campos petroleros, Loans for oil are for China a second alternative to buying oil property. However, there are some problems. A first factor is given by falling oil prices (VALENZUELA, 2014, p.15), en un contexto además donde los costos directos de producción se han venido encareciendo, y donde como segundo problema se puede mencionar que existe una coyuntura de reacercamiento Chino-Ruso, donde The Russian oil production quadruples Venezuelan production, and is at pipeline-distance from the center of Chinese consumption (Ibíd.), por ejemplo.

Los anteriores factores parecían convertirse (hasta entonces) en elementos que dificultarían las posibilidades de la sostenibilidad de acceso a fondos para los países que habían mantenido esta relación al paquete loans-for-oil desde el último trimestre de 2014; sin embargo, cabe señalar que podría existir una continuidad del mecanismo ya en 2015 (con los precios del petróleo francamente bajo en relación a años anteriores), que se podía deducir a través de factores como:

• Nuevos financiamientos otorgados de este tipo

• La emergencia de otros mecanismos, incluidos los generados por la dinámica planteada por el foro China-CELAC, de enero de 2015

• La ampliación de montos y/o tramos de otros mecanismos como los SWAP (ya realizado paralelamente en los últimos años con Brasil y Argentina (esta última no inscrita en el paquete loans-for-oil)

Aquí, cabe señalar que los dos últimos factores anotados, serán abordados posteriormente, con la finalidad de revisar si el despliegue financiero de China como continuidad de su proyección política en la región, incluye un movimiento táctico que, además de procesar sus propios intereses referentes a sus propias capacidades materiales, se orienta a superar la restricción externa de dichos países, en miras a consolidar o por lo menos mantener espacios que significan una articulación estratégica para enfrentar de los retos que imprime el actual orden mundial.

En este punto, es necesario revisar otros elementos del tipo de relación financiera entre China Sudamérica.

Montos y condiciones del Crédito Chino

A continuación, se analiza de manera general las condiciones de crédito de China y los montos por país, en comparación con los otorgados por organismos internacionales. Así en primer lugar, se presenta el siguiente cuadro, el cual demuestra el peso no solo de los montos, sino de las preferencias político-institucionales al momento de concretarse dichos créditos.

En ese sentido, se puede observar que Venezuela y Ecuador, se han basado en el acceso directo al crédito Chino; Argentina, ha tenido un peso de un poco menos del 90% de sus créditos por parte de China, siendo su única otra contraparte el Banco Inter Americano de Desarrollo (BID); y Brasil, pese a presentar diversificación en sus contrapartes, mantiene una relación crediticia en este período, de alrededor del 60% del total frente a China.

Por otro lado, también es necesario revisar los radios de interés del CDB y del Banco Mundial, al año 2011, señalando dos elementos a considerar a manera introductoria: a) que los acuerdos de las dos instituciones tradicionalmente guardan altos niveles de confidencialidad (como por ejemplo en las tasas de interés); y b) que while the World Bank attempts to reshape the project and even the organization receiving the loan, Chinese loans do not require that a borrower change its policies in return for financing. Instead, Chinese banks usually force borrowers to spend a share of the loan on Chinese goods (GALLAGHER; IRWIN; KOLESKI, p.18).

Así mismo, en terminos generales, se puede señalar que a 2011, a pesar de la mencionada confidencialidad, lo cual haría difícil obtener resultados contrastables rigurosos, se podría concluir que it is significant that all the CDB interest rates we found exceeded IBRD’s rates, including all standard rates listed on the latter’s website (World Bank Treasury 2010). In other words, the CDB charges higher interest rates than IBRD, despite conventional wisdom to the contrary (Ibíd., p. 12)

Sin embargo, de lo cual, habría que señalar dos reflexiones, una que efectivamente los créditos del CDB resultan en mayor autonomía en la toma de decisiones de los gobiernos nacionales en relación a las condicionalidades que propone organismos como el BM o el FMI; y la segunda, que el requerimiento de compartir bienes en los créditos con China, es una práctica común en las inversiones y créditos acordados con otros países e incluso con otras organizaciones.

Finalmente, sobre los créditos del CDB, además es relevante señalar la relación entre la política de inversión, y el despliegue financiero, dentro de la cual éste, jugaría un rol crecientemente importante; especialmente a partir del 2012; así:

En materia de inversiones, de acuerdo con las estadísticas oficiales del gobierno chino, la suma neta de la inversión china directa en América Latina fue de US$ 1 000 millones en 2003. Esta cifra creció a los US$ 11 900 millones de dólares en 2011. Hasta el año 2012, la inversión acumulada había llegado a los US$ 68 200 millones. Esto demuestra la marcada tendencia de crecimiento en las inversiones de capital chino en la región. En 2012, el gobierno chino publicó nuevas medidas para promover la inversión y la cooperación bilaterales con América Latina destinadas, especialmente, a la inversión china. Como parte de las medidas, China instaló un fondo de cooperación China-América Latina, mientras los organismos financieros chinos pusieron a disposición US$ 5 000 millones. Además, el Banco de Desarrollo de China encabezó el otorgamiento de un préstamo exclusivo de US$ 10 000 millones dirigido a la promoción de la construcción y la cooperación en materia de infraestructura entre China y América Latina. (ALVAREZ, 2014, p. 8).

Por otra parte A partir de las nuevas políticas del 2012, el EXIM Bank, ha mantenido al parecer ya estandarizados sus tasas de interés del 2%.

Finalmente, en este subtema cabe señalar que para agosto de 2014, se produce un tipo de crédito que al parecer no tiene antecedente en la región: el primer financiamiento entre un banco de la RPC y un estado subsoberano, en este caso argentino, por el cual Buenos Aires compraría 105 unidades para la Línea A de su subterráneo, a un monto de US$ 161.500.000 otorgados por el Eximbank; contrato que se rubricó en Beijing el viernes 15 de agosto y contempló un plazo de 10 años con tres de gracia, sin garantía, con una tasa de interés LIBOR de 6 meses más un spread de 380 puntos básicos[27].

A continuación se analiza mecanismos complementarios al despliegue financiero chino, y las propuestas sobre este tema específico financiero en el Foro China-CELAC.

Mecanismos Complementarios al despliegue financiero chino

A finales de mayo de 2015, durante una visita a Santiago del primer ministro Li KeQiang, dentro de una gira que realizó a Brasil y a los miembros sudamericanos de la Alianza del Pacífico; Chile además de firmar con China un swap cambiario de hasta 22 000 millones de yuanes (3 600 millones de dólares), también firmó un convenio para facilitar el uso del yuan en transacciones bilaterales, como parte de los esfuerzos del gigante asiático por internacionalizar su divisa. Así, además el Banco Central de China, designó al Banco de Construcción de China (BCC, por sus siglas en inglés) como ente de liquidación en Chile. Finalmente, también se acordó con Chile, establecer la tercera estrategia (RQFII, por sus siglas en inglés), lo cual permitiría “a las empresas de las ciudades elegidas por China, invertir en los mercados valores y adquirir activos financieros denominados en yuanes, mediante cuotas adjudicadas por el regulador bursátil” (NOYOLA: 2014), y que no tenía antecedentes en la región.

Sobre este despliegue de esta mecanismo, cabe señalar algunas reflexiones:

• Que la elección de Chile podría estar vinculado a la ampliación de las estrategias para toda la región, orientada a una profundización de las relaciones a todo nivel, especialmente las referentes al despliegue financiero chino.

• Que dentro, de la visita de Li Keqiang, a Sudamérica además de Brasil se visitó oficialmente a los países sudamericanos de la Alianza del Pacífico, con los cuales y con cada uno de ellos se llegaron acuerdos que parecerían ventajosos, y al parecer dentro de un escenario de competencia para generar una mayor relación con China y así contener la articulación de éstos al proyecto del TPP (Trans Pacific Partnership): proyecto altamente influenciado por los intereses estadounidense en la región Asia Pacífico como forma de contener a China.

• Que más allá de las motivaciones técnicas para la elección de Chile como plataforma financiera en la región, China estaría jugando políticamente para generar una mayor relación con la región con el objetivo de fortalecer a sus propios intereses; pero también adoptando mecanismos que pudieran apoyar financieramente a los países aliados en términos de perspectiva de política internacional, que pudieran sufrir de restricción externa, así como, atraer a otros países de la región a un tipo de relacionamiento más profundo en términos políticos estratégicos.

Propuesta foro China-CELAC en el ámbito financiero

Sobre el tema financiero, específicamente, aquí es importante señalar que dentro del marco "1+3+6", también se refuerza el anuncio de junio de 2014 de que China pondría en marcha los Préstamos Especiales de US$10.000 millones para la Infraestructura China-América Latina y el Caribe y, sobre esta base, incrementará la línea de créditos hasta los US$20.000 millones; así además se señaló en el Foro la necesidad de: Aprovechar plenamente el Fondo de Cooperación China - América Latina y el Caribe, el Crédito Especial para la Infraestructura China - América Latina y el Caribe, las líneas de crédito en condiciones preferenciales ofrecidas por China, así como otros recursos financieros para apoyar los proyectos de cooperación prioritarios entre China y los Estados miembros de la CELAC (Tema III, punto 8.)

Así mismo, sobre otros temas relevantes a nivel económico se acordó una serie de iniciativas para fortalecer iniciativas ya existentes y generar nuevos mecanismos para profundizar la relación y la cooperación en los siguientes temas:

Inversión, y Finanzas, especialmente en los puntos:

3. Estimular la promoción y facilitación de la inversión, incluyendo a través del establecimiento de alianzas de negocios y de asociaciones. 5. Promover la cooperación estrecha entre las micro, pequeñas y medianas empresas de la CELAC y China, con el fin de apoyar la internacionalización e integración de las PYMES en las cadenas de valor global. 7. Intensificar el diálogo y la colaboración entre los Bancos Centrales y las autoridades de regulación financieras. 8. Aprovechar plenamente el Fondo de Cooperación China - América Latina y el Caribe, el Crédito Especial para la Infraestructura China - América Latina y el Caribe, las líneas de crédito en condiciones preferenciales ofrecidas por China, así como otros recursos financieros para apoyar los proyectos de cooperación prioritarios entre China y los Estados miembros de la CELAC, de acuerdo con las necesidades de desarrollo en materia social, económica y medioambiental de la región CELAC, así como con una visión de desarrollo sostenible; y 9. Fortalecer la cooperación entre China y los Estados miembros de la CELAC a través de las instituciones financieras para el desarrollo en la región (Ibíd).

A continuación, analizaremos la tercera dinámica de la relación China-América Latina tomando en cuenta principalmente los planteamientos más allá de los estratégicos financieros analizados en este último punto, y que incluyen una serie de punto para la coperaciòn.

2.3. ¿De las Relaciones Multidireccionales a las Estratégicas y Omnidireccionales?

Con el ascenso en Sudamérica de discursos provenientes de proyectos políticos económicos, que proponían un mayor peso del rol del estado nacional en la intermediación frente a las fuerzas sociales, y el orden mundial (siguiendo las concepciones de Cox, 1993); ya sean denominados proyectos neo nacional populares, neo desarrollistas o pos neoliberales; se empiezan a construir proyectos de integración a nivel sudamericano y de América Latina y el Caribe (ALC); lo cual también impacta en el tipo de relación bilateral institucional entre la región y China.

Además, dicha necesidad empataba con las percepciones de la política exterior China, de que el mejor escenario posible para la relación China con los países de ALC, sería el que exista una organización fuerte que represente a la región en un foro bilateral que procese los intereses mutuos, que tomando en cuenta los de tipo económico, también potencien la proyección política de esta articulación frente a la actual configuración de poder político y económico del orden mundial; lo cual no significaría el desconocimiento de las relaciones bilaterales estado-estado[28], consideradas también como de alta relevancia para la política exterior china. Foro que a la vez de ser comprendido como un intento de construcción de una estructura-estructurante que ordene la relación, plantea iniciativas orientadas a posibilidades de mutuo beneficio y mutua comprensión, a través de la cooperación.

Dicha percepción ya puede observarse como un continuo dentro de los planteamientos de la política China:

• Especialmente en el documento “Sobre la Política de China hacia América Latina y El Caribe”, Libro Blanco (2008), y que ya estaban presentes en los últimos años,

• En el I foro intercambio de Think Tanks de ALC - China (noviembre de 2010), a pesar que la dinámica de la discusión se centró en aspectos económicos y comerciales[29].

• En la visita del ex primer ministro chino Wen Jiabao a la CEPAL en junio de 2012[30] (Rosales, 2014).

• En el documento “Acuerdo de Pekín” alcanzado desde un accionar fuertemente propositivo de China (agosto de 2013), en el II foro intercambio de Think Tanks de ALC- China, como parte de una discusión bilateral que superó la discusión de los aspectos comerciales y económicos, y se amplió a temas de la necesidad de mayor comprensión mutua (con el tema cultural como uno de los ejes centrales), y la ratificación de la propuesta china de generar un tipo de relación basada en el nuevo concepto de cooperación integral. Planteamientos que fueron también apoyados por la contraparte de ALC, y por la importante intermediación de la delegación de varios ex diplomáticos chinos en ALC[31].

Posteriormente, los jefes de Estado de la región ALC, acordaron establecer el foro China- Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, CELAC, mediante resolución especial en la II cumbre de la CELAC, del 28 y 29 de enero de 2014 realizada en La Habana, Cuba. Por su parte China que había ya venido proponiendo esta posibilidad, pero sin establecer quién podría presentarse la contraparte institucional, expresó su disposición para trabajar con la CELAC para el establecimiento de un foro bilateral antes que finalice el año[32] (2014).

El foro que a nivel ministerial se concretó en enero de 2015, y como antecedente inmediato tuvo el encuentro entre los representantes del cuarteto de la CELAC y el presidente chino Xi JinPing, en el marco del encuentro de los BRICS en Brasil en junio de 2014.

Propuestas generales del Foro China-CELAC

En enero de 2015, China y los 33 miembros de la CELAC firmaron tras dos días de conversaciones del foro, la Declaración de Beijing de la Primera Reunión Ministerial del Foro CELAC-China, y en la que aparece resumido el consenso político entre las dos partes[33]. Así mismo, en términos operativos:

• La Declaración sienta las bases de dirección y las normativas de la cooperación,

• El documento referido a los reglamentos del Foro, determina la frecuencia de los diálogos entre las dos partes y garantiza un sistema para la implementación de los consensos y los planes políticos.

• El Plan (ya discutido por el presidente chino y los líderes del Cuarteto de CELAC durante su encuentro en junio en Brasil) define prioridades y medidas para relaciones de carácter integral durante los próximos cinco años (Informa-tico.com, 9-01-2015).

El documento contiene varios elementos orientados a generar intercambio cultural y académico orientado hacia el mutuo conocimiento; así mismo se debe señalar que uno de los puntos que generó más expectativa es que, en la primera reunión ministerial de la CELAC y China, Xi Jinping anunció que su país invertirá en una década 250 mil millones de dólares en Latinoamérica (Ibíd.), mientras lo que se concretó en el tema III. Comercio, Inversión y Finanzas, Punto 1, fue:

Promover en mayor medida el comercio e inversión entre China y los Estados miembros de la CELAC. Trabajar en conjunto para incrementar el comercio en ambos sentidos entre China y la región y de forma balanceada y mutuamente beneficiosa, a los 500 mil millones de dólares y elevar el stock de las inversiones recíprocas por lo menos a los 250 mil millones de dólares durante los próximos diez años. En cuanto al stock de las inversiones de la CELAC, se pone especial énfasis en las áreas de alta tecnología y la producción de bienes de valor agregado (CELAC - China Plan de Cooperación: 2015-2019).

Al mismo tiempo que en el tema 4 IV. Infraestructura y Transporte se convino en

1. Fomentar la cooperación en infraestructura entre China y los Estados miembros de la CELAC y explorar la posibilidad de celebrar, en un momento oportuno, el Foro sobre Infraestructura China - ALC. 2. Promover el desarrollo de la infraestructura en áreas tales como el transporte, puertos, carreteras, e instalaciones de almacenamiento, logística empresarial, tecnologías de la información y comunicación, banda ancha, radio y televisión, agricultura, energía y electricidad, y vivienda y desarrollo urbano. 3. Incentivar a empresas competentes chinas y de los países CELAC a participar en los proyectos prioritarios destinados a favorecer la integración de ALC y a mejorar la conectividad e inter-comunicación entre China y los Estados miembros de la CELAC (CELAC - China Plan de Cooperación: 2015-2019)

Como se observa el tema de infraestructura es de alto interés para los países de ALC, ya que desde diferentes matrices de proyectos políticos económicos, por ejemplo en el área de transporte, ésta bien pudiera facilitar: ya sea el transporte de productos destinados a las exportaciones y a la extracción de recursos estratégicos; y/o alcanzar una conectividad intrarregional orientada a generar mayores grados de competitividad sistémica del sector secundario y terciario, y generar una dinámica que como inversión planificada desde el sector público, se oriente a generar un efecto multiplicador.

A nivel de Industria, Ciencia y Tecnología, Aviación e Industria Aeroespacial, en el tema VII. Se acordaron entre otros los siguientes puntos principales:

1. Estudiar las iniciativas para la construcción conjunta de parques industriales, ciencia y tecnología, zonas económicas especiales y parques de alta tecnología entre China y los Estados miembros de la CELAC, en particular en actividades de investigación y el desarrollo, con el fin de mejorar la inversión industrial y la formación de cadenas industriales de valor. 2. Incrementar la inversión recíproca en la manufactura para impulsar la construcción de zonas industriales bajo iniciativas multilaterales y bilaterales, para incentivar la cooperación de beneficio mutuo en los ámbitos de equipamiento de construcción, petroquímica, procesamiento de productos agrícolas, energías limpias, equipos mecánicos, automotriz, aviación, equipamiento naviero y de la ingeniería marítima, equipos de transporte, electrónicos, equipos de medicina digital, tecnología de la información y comunicación, la transferencia recíproca de tecnología y conocimiento, biotecnología, alimentos y medicina. Explorar la posibilidad de la celebración, en un momento oportuno, del Foro sobre Desarrollo y Cooperación Industrial China - ALC (Ibíd)

Así mismo, sobre otros temas relevantes se acordó una serie de iniciativas para fortalecer iniciativas ya existentes y generar nuevos mecanismos para profundizar la relación y la cooperación en los siguientes temas:

En el tema V. Energía y Recursos Naturales, se destaca el punto 5. Intensificar la colaboración para promover la industrialización de productos de valor agregado en los Estados miembros de la CELAC (Ibíd.).

Mientras que además en el tema VI. Sobre Agricultura, se planteó de manera conjunta entre otros, los siguientes puntos principales:

3. Promover el desarrollo y la demostración de tecnologías agrícolas modernas y fortalecer la colaboración de los países en investigación y desarrollo, así como la inversión y zonas de desarrollo para avanzar la innovación tecnológica en materia agrícola e incrementar la producción y capacidad de procesamiento agrícola, así como la competitividad internacional de ambas Partes. 4. Utilizar el Fondo Especial de Cooperación Agrícola China - ALC, establecido por iniciativa china, para incentivar el desarrollo de más proyectos de cooperación agrícola (Ibíd).

Se presenta así un marco de acción, que significa los lineamientos generales para la relación quinquenal entre ambas partes; y que debe ser considerado por América Latina, como referente de lo viable y lo posible, al momento de plantear proyectos conjuntos.

Finalmente, en este subtema se debe señalar la actual capacidad regional para enfrentar los retos propuestos dentro de un nuevo escenario, donde nos encontramos con una nueva correlación política de fuerzas. Tal cómo en el caso de Brasil y Argentina.

3. China y la Región: proyectivas en Nuevos Escenarios

Escenarios En Argentina

Aquí debemos reconocer el peso de Argentina dentro de la región, especialmente al m momento de negociar con China, así en términos generales podemos señalar que:

• Argentina ha sido un actor clave dentro de la conformación de UNASUR y la CELAC

• Argentina en términos bilaterales bajo el gobierno Kirchner, ha sido considerada un socio estratégico real (no solo bajo acuerdos y firmas) tanto en términos comerciales, como en términos políticos internacionales; lo cual permite también comprender el porqué de los SWAPS y otros mecanismos financieros orientados a minimizar los riesgos e restricción externa e interna que surgió dicha administración.

• Existen varios acuerdos firmados que incluyen Inversión Directa China, y términos asociados, que han sido cuestionados por el gobierno Macri; lo cual ha sido respondido por China en términos diplomáticos con prudencia pero con contundencia (recordemos que China trata a los países de acuerdo como estos tratan a China).

• Uno de los intereses mayores para China en términos comerciales es la Soya, que puede ser adquirido a otros exportadores regionales, lo cual se traduce en la posibilidad real de un trato ya no preferencial a las exportaciones argentinas; dentro de un contexto, donde China ubica que el peso de lideranza económica y política regional recae en Brasil

Es así, que la proyección china, considerando además la fragilidad creciente del gobierno Macri, y siguiendo su tradicional política de corte pragmático, se encuentra procesando los intereses bilaterales, de acuerdo como el gobierno Argentino, lo proponga: es decir:

• Continuidad en términos e intercambio comercial, pero sin alcanzar los niveles de la anterior relación

• No-proactrividad para minimizar la debilidad financiera internacional de la Argetnina de Macri, en tanto los cálculos de acceder a nuevas líneas de crédito del Sistema Financieros Internacionales, hasta 2016, no se han concretado.

• No se trata de un escenario conflictivo, pero sí de pragmática reciprocidad.

En definitiva, podemos señalar que la relación bilateral se ha enfriado, pero China ubica a Argentina con un peso menor al de Brasil dentro del orden regional y mundial; por lo que se podría proponer que Argentina ha pasado a ser un actor con menor prioridad para el relacionamiento bilateral y el de corte regional. Todo esto dentro de un marco caracterizado por la política exterior China, como la nueva normalidad de la relación China-América Latina y el Caribe.

Escenario Brasil y posibles efectos en la relación[34]

Aquí se toma en cuenta un contexto donde existe un repliegue de Brasil hacia visiones ortodoxas que incluyen reducción de la inversión pública como forma de promover el desarrollo económico vía ampliación de demanda, a favor de políticas restrictivas supuestamente atrayentes de inversión privada internacional y de los mercados internacionales, y superar la posibilidad de aumento de inflación; todo lo cual impacta también negativamente en los esfuerzos de liderazgo regional, la capacidad de contrapeso al orden económico mundial en general, y a las propuestas comerciales chinas en particular (posibilidad de mantención y ampliación del mercado brasilero – demanda - consumo); así como a los proceso de reducción de asimetrías.

Así mismo, este escenario significaría:

• Un debilitamiento de las posibilidades reales y viables de fortalecer las propuestas de generar mayor autonomía regional, lo cual impactaría cambio en la co-relacion de fuerzas entre las dos matrices en debate, a favor de proyectos que de manera individual o de posicionamientos heredados al regionalismo abierto, promuevan una agenda que reproduzca la división internacional del trabajo y del comercio internacional basado en las presupuestos de las ventajas comparativas naturales.

• Se fortalecería la posibilidad de una articulación dependiente frente al orden económico mundial, a la vez que a una política que no resuelve el conflicto distributivo, ni amplia la generación de demanda, y por lo tanto se restringe las posibilidades de mayor crecimiento económico sostenible, e impacto en una mayor productividad – capacidad de oferta.

• Posibilidad de pérdida de liderazgo en el Brasil en la región y en los esfuerzos integracionistas, y en la viabilidad de los organismos de integración, todo lo cual impactaría en las capacidad política de sostener procesos con una matriz económica orientada a alcanzar mayores niveles de autonomía.

• La anterior posibilidad generaría 2 posibles escenarios frente al relacionamiento China-ALC vía foro China-CELAC: a) que China se convierta en el único actor central del procesamiento de intereses en el foro, en un contexto de CELAC debilitada, lo cual minimizaría las posibilidades de generar iniciativas orientadas a alcanzar mayor autonomía nacional y regional; b) que la CELAC simplemente se convierta en un organismo existente para procesar los intereses particulares de cada país frente a China; lo cual sería sintomático de la inviabilidad de este organismo como verdadero organismo de integración.

Finalmente, como última posibilidad en este escenario se puede señalar que, en el contexto de un proceso de integración debilitado o de una integración fallida, se reproduciría las condiciones de debilidad estructural que llevarían a que cada país intente nuevamente procesar – más fuertemente - sus intereses de manera individual, teniendo en frente a todos los límites que impone la lógica depredadora de los intereses de los actores centrales del orden mundial.

Si bien, mucho de los límites podrían ser temperados por el relacionamiento que intenta imprimir China; esta también podría verse afectada por la pérdida de aliados estratégicos en la región por: a) la inviabilidad de los órganos de integración fuertes, como los que son promovidos desde una matriz con rol de intermediación fuerte y orientado a generar mayor autonomía, y b) por la inviabilidad en que los gobiernos con una matriz de intermediación fuerte del estado, superen las presiones políticas y los limitados accesos a financiamiento y proyectos que pudieran superar las restricciones externas que, como brazo ejecutor del hegemon mundial despliegan entre otros, los regímenes financieros internacionales.

BIBLOGRAFIA

ALVAREZ ECHANDI, I (Coord.), Panorama político y económico de las relaciones entre América Latina y China, Boletín, FLACSO-BID-CAF, Febrero - Setiembre, 2014, p. 1-52.

ARROYO, M.B. Tan Lejos y Tan Cerca…del Dragón, Revista Vistazo, 21 de julio de 2011,

CASTELLANOS, M.L. China: ¿el nuevo acreedor de Sudamérica?, GESTIÓN N°226, p 22-28, Disponible en web, visita, 15 de junio de 2014

CEPAL. Comercio entre América Latina y China crecerá a menor ritmo en los próximos años, publicado el 25 mayo 2015, disponible en: http://semanaeconomica.com/article/economia/internacional/161114-cepal-comercio-entre-america-latina-y-china-crecera-poco-en-los-proximos-anos/, visitado el 26 de mayo de 2015

CORREA, G.; GONZÁLEZ, J. La inversión extranjera directa: China como competidor y socio estratégico, Nueva Sociedad 203, Mayo / Junio 2006, p.114-127.

COX, R. Fuerzas Sociales, Estado y Órdenes Mundiales: Más allá de la teoría de las Relaciones Internacionales. En: MORALES, A. (org.), El poder y el orden mundial, San José de Costa Rica: FLACSO, 1993.

ERNST & YOUNG REPORT. China going global. The experiences of Chinese enterprises in the Netherlands, UK: EYGM Limited, 2012, p.1-44

FORO CHINA-CELAC (9-01-2015) Declaración de Beijing de la Primera Reunión Ministerial del Foro CELAC-China, 2015

GALLAGHER, K.; IRWIN, A.; KOLESKI, K. The new Banks in Town: Chinese finance in Latin America, Inter-American Dialogue, Interamerican ´Dialogue Report, February, 2012, p. 1-40

GLASER, B. S.; MURPHY, M. E. Soft Power with Chinese Characteristics: the Ongoing Debate. Policy, p. 10–26, 2009.

GRANADOS, U; ELLIS, R. La Conquista China de Latinoamérica, Foreign Affairs Latinoamérica, Vol. 15: Núm. 1, p. 42-50, 2015.

HOBSWAMB E. Historia del Siglo XX, Barcelona: Editorial Crítica, 2003

HU, Jiaqi; ZHENG Jiandong (2014). “Foro China-CELAC contribuirá al desarrollo de asociación de cooperación integral”. Disponible en http://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:http://spanish.xinhuanet.com/chinaiber/2014-02/08/c_133100526.htm , Revisado en febrero 8 de 2014

INFORMA-TICO.COM (9-01-2015). Foro China-Celac: Beijing estrecha relaciones con América Latina y Caribe. Disponible en: http://www.informa-tico.com/9-01-2015/china-celac-jinping-anuncia-inversion-250-milmillones-america-latina-caribe , visitada el 10 de enero de 2015.

IRWIN, A.; GALLAGHER, K. Exporting National Champions: China’s OFDI Finance in Comparative Perspective, GEGI Working Paper, Paper 6, June Boston: Boston University, 2014, p.1-41

ITURRE, M. China en Sudamérica: algo más que sed de energía, Ponencia: III Encuentro del Centro de Reflexión en Política Internacional (CERPI) - I Jornadas del CENSUD, La Plata, 2007, disponible en: http://sedici.unlp.edu.ar/bitstream/handle/10915/41111/Documento_completo.pdf?sequence=1, visitado, el 5 de marzo de 2015

JIANG, S. Una mirada china a las relaciones con América Latina, Nueva Sociedad, v. 203, p. 62-78, 2006.

LAI, D. Learning from the Stones: A Go Approach to Mastering China’s Strategic Concept, Shi, Strategic Studies Institute (SSI), 2004.

LICHTENSTEIN, D. China y su estrategia del «Go Out»: «La disminución del rol del Estado y la emergencia del Mercado dentro de la política de reforma y apertura», Buenos Aires: Tesina Nº 223, Universidad de Belgrano, 2006, p. 1-21.

MALENA, J.. Evolution of China’s diplomacy in the last 25 years, with an emphasis on Sino-Latin American relations. Revista Electrónica Jiexi Zhongguo, Observatorio de la Política China, Primer Trimestre, p.17-23, 2015. Disponible en: http://www.politica-china.org/imxd/noticias/doc/1419601665jiexi_zhongguo14.pdf, visitada: el 27 de Abril de 2015.

MARTINEZ El sistema financiero de China, 4to Simposio Internacional sobre la Política China, Observatorio de la Política China, Marzo 2014, disponible en: http://www.politica-china.org/imxd/noticias/doc/1394261618Juan_Carlos_Martinez_Coll.pdf, visitada: el 30 de abril de 2015

MEDEIROS C. A. O Ciclo Recente de Crescimento Chinês e seus Desafios, Textos Avulsos, no.3, Junho, 2010.

MIRANDA R. Argentina con China: el riesgo de la bonanza, Estudios Internacionales 180, Instituto de Estudios Internacionales - Universidad de Chile, 2015, p. 91-116

NAUGHTON, B. The Chinese Economy: transitions and growth. Cambridge, MA: MIT Press, 2007.

NOYOLA, Ariel. ¿Montevideo, la capital latinoamericana del yuan?, Septiembre 2014, En: www.obela.org, visitado el 10 de junio de 2015.

__________: “Estructura de MERCOSUR”, Disponible en: http://www.mercosur.int/innovaportal/file/492/1/estructura.noviembre_es.pdf, s/f, visitado el 1 de noviembre de 2014.

PINTO, E. C.; ANTONIO, M.; CINTRA, M. América Latina e China: Limites econômicos e políticos ao desenvolvimento, Texto para Discussão 012, Instituto de Economia, UFRJ, 2015. Disponible en: http://www.ie.ufrj.br/index.php/index-publicacoes/textos-para-discussao , Visitado el 29 de junio de 2015.

REGALADO E. Current Economic Relations Between China and Latin America, Institute of Developing Economies, Japan External Trade organization, No.448 V.R.F Series, March 2009 Disponible en: http://www.ide.go.jp/English/Publish/Download/Vrf/pdf/448.pdf, visitado el 2 enero 2015

RODRÍGUEZ M. La batalla diplomática de Beijing y Taipei en América Latina y el Caribe, Revista CIDOB d’Afers Internacionals, N. 81, marzo-abril. p. 209-231, 2008.

SHI, Y. China´s Soft Power and Peaceful Rise, Zhongguo Pinglun, N.118, 2007.

_____. China's Complicated Foreign Policy under Xi Jinping, and Evolving Strategic Rivalry against the U.S. with Its Associates, Paper, European Institute for Asian Studies, 2014, disponible en: www.eias.org/sites/.../EIAS_Presentation_Shi_Yinhong_27.11.2014.pdf, visitada el 3 de febrero de 2015

VALENZUELA J. Long-term topics in the China-CELAC relation, Ponencia Tercer Foro de Alto Nivel China – América Latina., Santiago de Chile, Chile, Universidad Nacional Andrés Bello (UNAB), Centro de Estudios Latinoamericanos sobre China (CELC), 23 de noviembre, 2014.

XU, S.; CUCCHI, S. Las diferentes etapas de las relaciones sino-americanas. Nueva Sociedad, v. 203, p. 102–113, 2006.

XINGHUA. (5-03-2014) Entrevista (Oswaldo Rosales): CEPAL destaca creación de Foro de Cooperación América Latina-China, Disponible en: http://spanish.xinhuanet.com/chinaiber/2014-03/05/c_133162617.htm , visitada el 6 de marzo de 2014.

Otras Referencias

Entrevista: Shi Yinhong, Quito, Octubre, 2010.

Notas de Camp. Diciembre de 2012-Septeimbre de 2014.

http://www.minutouno.com/notas/342614-que-es-el-swap-chino-y-que-sirve, , visitada el 5 de julio de 2015

NOTAS

[1]Milton Reyes é professor do Instituto de Altos Estudios Nacionales de Ecuador, da Pontificia Universidad Catolica del Ecuador e faz pós-doutorado na Universidade Federal do Rio de Janeiro. Email para contato milton.reyes@iaen.edu.ec. Esta ponencia es parte de las reflexiones que vienen siendo desarrolladas dentro de la investigación doctoral: “La proyección Política China en Sudamérica: 2002-2015”, PEPI, UFRJ.

[2]Este punto tiene como base trabajos presentados en Brasil (I Encontro de Economia Politica Internacional, Rio de Janeiro: UFRJ, mayo de 2016) y Perú ( II Simposio Internacional sobre relaciones entre América Latina y Asia-Pacífico, Lima: Universidad del Pacífico, octubre de 2016)

[3]Escenario que. para China, también pudiera ser caracterizado como “la tónica desde la alianza chino soviética del decenio de 1950 hasta el establecimiento de relaciones con Estados Unidos en los años setenta, aun pasando por un período intermedio de aislamiento como consecuencia de la Revolución Cultural” (ITURRE, 2007, p.2).

[4]No alineados a la perspectiva soviética, y movimientos revolucionarias de los países sudamericanos. (especialmente tras la ruptura China –Soviética de 1962, y que produjo escisiones dentro de los partidos comunistas, especialmente en América del Sur, influenciados además por la reciente revolución cubana de 1959. Visitas basadas en las afinidades política-ideológicas, dentro de un momento donde dichos sectores de izquierda sudamericana consideraban la lucha armada revolucionaria y el ejemplo chino, como modelo de toma poderEntrevistas ex militantes de movimientos maoístas sudamericanos, 2010-2012. Diario de campo Milton Reyes Herrera.

[5]Citando como fuente: Zhoongguo haiguan tonji. www.moftec. gov.cn

[6]Desde el inicio del proceso de reformas y apertura hasta 2005 por ejemplo, también se establece mecanismo donde el PCC además de “la relación con los parlamentos y congresos latinoamericanos, por ser el ámbito donde actúan los partidos… (también) relaciones con las cuatro principales organizaciones partidarias regionales: el Comité de la Internacional Socialista para Latinoamérica y el Caribe, el Foro de Sao Paulo, la Organización Demócrata Cristiana de América y la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina” (JIANG, p. 67).

[7]Como el pensamiento de Sun Tzu, o la tradición milenaria de los tratadista militares (LAI:2004); o el propio juego del Weiqi (围棋)

[8]Para 2002 China ya se posiciona como la octava economía más grande del mundo, pasa a ser a la sexta en 2004, la cuarta en 2006, la tercera para 2009, y finalmente la segunda a partir de 2010.

[9]Podemos citar también que “entre 2002 e 2011, a corrente de comércio (exportações mais importações) entre a China e a região aumentou em aproximadamente” 13 vezes (PINTO, 2105, p.15)

[10]Aunque sufriendo una caída de 2%, para alcanzar US$269,000 millones en el 2014 (Ibíd.).

[11]En Tabla que tiene como fuente a (Gallaghe; Irwin,; Koleski, s/f).

[12]Donde la Venta Anticipada de Petróleo, como en el caso de Venezuela y Ecuador, puede ser comprendido como un mecanismo que facilita el financiamiento (Notas de Catedra Ernani Torres, PEPI, UFRJ, mayo 2015).

[13]Tras el acuerdo alcanzado en 2012 por el Banco de Desarrollo de China y el bloque de los BRICS a fin de impulsar sus propias divisas, en marzo de 2013 China firmó con Brasil un acuerdo bilateral de intercambio de divisas por un monto de yuanes equivalente a 30 290 millones de dólares para los siguientes 3 años, para fortalecer sus lazos económicos y ayudar a enfrentar futuras crisis financieras. Previamente, en 2009, Argentina firmó un acuerdo similar por un monto de 70 000 millones de yuanes, que expiró en 2012, y en 2014 se acordó uno más a 3 años por aproximadamente 67 000 millones de yuanes (alrededor de 11 000 millones de dólares) (Ibíd.)

[14]Expresadas en encuentros, seminarios, foros con la presencia de funcionarios, y/o académicos chinos, (Notas, Milton Reyes Herrera, 2010-2014).

[15]El más grande en términos de activos es el Industrial and Comercial Bank of China (ICBC), le cual se encargaría de los créditos y depósitos realizados en la ciudad. El Agricultural Bank of China (ABC) hizo lo mismo en el campo; siendo el que tiene mayor número de empleados y 44,000 sucursales. El Construction Bank (CCB) se enfocó en el financiamiento de proyectos, y recluto gran parte del personal relativamente calificado, y que había participado en la planificación de las inversiones en el antiguo sistema. El Bank of China (BOC), el cual a 2007, tenía ya algunas agencias en el exterior (Ibíd.).

[16]Cuestión central de la nueva potencia económica mundial en los cinco continentes (Ibíd). Por otro lado, a manera cronológica se puede señalar que el “CDB and CHEXIM (EXIMBANK) have become the major forces behind China’s “Go Global Policy.” In 1998, then President Jiang Zemin championed the internationalization of Chinese investment and lending. He argued that “Regions like Africa, the Middle East, Central Asia, and South America with large developing countries [have] very big markets and abundant resources; we should take advantage of the opportunity to get in” (Chen 2009). Scholars have shown that CDB is the main bank funding the overseas expansion of Chinese companies…CHEXIM has also been a key player in China’s global financial reach”. (IRWIN; GALHAGER, 2014, p.5).

[17]Cámara de Promoción de Comercio Internacional de China en Shanghai, 2005 (LICHTENSTEIN, 2006, p.16).

[18]Especialmente entre sectores de izquierda y movimiento sociales ortodoxos, y en análisis de corte economicista (economía como esfera autónoma de las esferas de la política y la social).

[19]Aquí también es necesario abordar una característica que atraviesa el tema de inversiones directas chinas y financieras. Así. si observamos en primer lugar que Among the total outward capital flows, investment by non–financial companies reached US$68.6 billion in 2011, rising 14%. However, investment in foreign financial sectors dropped 29.7% to US$6.07 billion, possibly because Chinese investors turned cautious amid international financial turmoil, particularly in Europe and the United States. However, in the midst of the debt crisis, Europe was the number two destination for Chinese OFDI (outward foreign direct investments) after South America. (ERNST &YOUNG, 2012, p.7); y lo contrastamos con el hecho de que el crédito de 22 100 millones de dólares, para Latinoamérica, (90% a Sudamérica) significó un incremento en más de 70 % en comparación con los 12 900 millones de dólares prestados en 2013 (NOYOLA, 2015); podemos observar la importancia de la región para la estrategia china donde además de los temas comerciales, dicha estrategia esta apuntalada por el despliegue de inversiones y crédito.

[20]Según: «China keeps credit flowing to Latin America’s fragile economies», (Kevin P. Gallagher y Margaret Myers, The Financial Times, 27 de febrero de 2015), (en NOYOLA, 2015)

[21]Siguiendo la información de la base de datos publicada por Diálogo Interamericano: « China_ Latin American Finance Database », Kevin P. Gallagher y Margaret Myers, Inter-American Dialogue (Ibíd.).

[22]Global Asia. (Abril 2014). China financia América Latina. En: http://www.globalasia.com/actualidad/economia/china-financia-america-latina (ALVAREZ, 2014, p.7).

[23]Siguiendo a: «China Kicks World Bank To The Curb In Latin America», Kenneth Rapoza, Forbes, 26 de febrero de 2015

[24]Global Asia. (Abril 2014). China financia América Latina. En: http://www.globalasia.com/actualidad/economia/china-financia-america-latina (en ALVAREZ, 2014, p.9)

[25]Como por ejemplo se puede citar la predisposición en 2002, cuando China proponía ayudar a desarrollar el chip dragón a los países sudamericanos; el cual fue desarrollado con cooperación japonesa, y que estaba orientado a generar menor dependencia y mayor seguridad tecnológica (Notas de campo, Milton Reyes, Renmin University, Pekín, diciembre de 2002)

[26]Dentro del intento (por lo menos en el discurso) de generar competitividad sistémica (mejor infraestructura vial, en comunicaciones, etc.) y cambio de matriz productiva.

[27]En: http://www.minutouno.com/notas/333467-la-ciudad-tambien-consigue-prestamos-china-comprar-vagones-el-subte

[28]Así por ejemplo, se convino en el Programa de Cooperación China - CELAC 2015-2019, que éste será implementado bajo los principios de flexibilidad y participación voluntaria, de conformidad con las políticas nacionales y las provisiones de los sistemas jurídicos nacionales de los respectivos países, y su implementación no afectará ningún programa de cooperación bilateral previamente acordado por alguna de las Partes, ni sustituirá los acuerdos bilaterales, decisiones y compromisos establecidos entre las Partes. (Documento: Declaración de Beijing de la Primera Reunión Ministerial del Foro CELAC-China, 2015)

[29]Notas de Campo, en el encuentro, y entrevistas a informantes calificados, noviembre de 2010.

[30]XINGHUA: marzo, 2014, Entrevista a Oswaldo Rosales.

[31]Notas de Campo, en el encuentro, y entrevistas a informantes calificados, Milton Reyes, julio-agosto de 2013.

[32]"China y la CELAC están comprometidos a construir el foro, a fin de establecer una importante plataforma para el desarrollo de una asociación de cooperación integral”, señaló en su momento, Hong Lei, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino (Hu y Zheng: 2014).

[33]La reunión fue inaugurada el 8 de enero de 2015, por el presidente de China, Xi Jinping, acompañado del jefe de Estado de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, como presidente pro témpore de CELAC. También participaron los presidentes de Ecuador, Rafael Correa, como presidente entrante de CELAC; el jefe de Estado de Venezuela, Nicolás Maduro, país donde se estableció este organismo en 2011, y el premier de Bahamas, Pierre Christie, quien representa al CARICOM en el Cuarteto.

[34]Este subtema ha sido también presentado en el II Simposio Internacional sobre relaciones entre América Latina y Asia-Pacífico, Lima: Universidad del Pacífico, octubre de 2016.